Y mi reportaje de comunión… ¿Qué?

¡Hola Sergio! era para pedir información sobre los reportajes de comunión. Explícame… ¿cómo va?.

Esta misma fue la frase de contacto con una de las madres que se acercó al estudio, interesada en el reportaje de fotos para su hija. En otras muchas ocasiones podría ser un padre, una abuela, un tío… o tu caso!. Si me pongo en vuestro lugar, llegaría posiblemente a hacerme la misma pregunta. Pues que no se pare el mundo amig@s, estaros tranquil@s, todo es más fácil de lo que parece y yo tengo la respuesta.

Si me mandáis un correo, un WhatsApp… puedo enviaros directamente el dossier. Si, claro que lo haré. Ahora solo os pido unos minutos, quizás al final de estas líneas vuestras preguntas desaparezcan y a la hora de visionar el dossier, os sera familiar.

Persigo una fotografía sin disfraces. Cuando os decidís a confiarme el reportaje de comunión de vuestros peques es porque encontráis reflejadas en ellas la esencia de l@s protagonistas. Una mirada. Un gesto. Su sonrisa. Ya sea en la sesión de estudio o de exteriores, mi forma de interactuar con ellos siempre va a ser bajo estas premisas y respetando la naturalidad que los caracteriza. Son niñ@s. Vamos a centrarnos en la idea de que lo importante son las fotos; el resto ya vendrá después.

El estudio

Tengo por costumbre hacerlo máximo un mes antes de la comunión. Cuando nos conocemos, en esa misma entrevista, os invito a que cuando dispongáis del traje o del vestido, me pongáis al tanto. Si se os pasa, calma, me encargaré yo de avisaros. Podréis seleccionar las fotos para los recordatorios u otros detalles, os prepararé todo con tiempo y únicamente tendréis que centraros en otras cosas. De las fotos no os preocupéis, es cosa mía.

Durante la sesión de estudio haremos fotos en diferentes posturas, desde buenos retratos hasta fotos en las que se les aprecie bien el vestuario completo. Que quede entre nosotros, a todas las abuelas les gusta ver a sus nietos enteros: desde los zapatos hasta el pelo!. Esas fotos las tendréis. Como también disfrutaréis de fotos desde otros puntos de vista incluso, por que no, haremos alguna descalzos. Os aseguro unas fotografías que emocionen hoy, y mañana.

Dentro del estudio jugaremos con diversos elementos: cada niñ@ es un mundo, y por ello, cada sesión es diferente. Me interesan sus aficiones, sus gustos. Quiero que se traigan esa muñeca con la que duermen todas las noches, si son buenos lectores su libro favorito, el balón con el que juegan todos los días… y da igual que esté pinchado!. Con más motivo le dará valor a las imágenes que salgan de mi cámara. Son sus tesoros, introduciremos ese elemento en el ambiente creado para ellos de una forma sutil, sin recargar el conjunto. En mi fotografía la clave es sencilla: menos, es más. Me decanto por experimentar con diferentes texturas de fondos, jugar con la luz y que esos elementos sean los que den un plus de fuerza a las imágenes.

Los exteriores

Hay familias que prefieren hacerlo todo antes de la comunión, aunque por lo general optáis por llevarlas a cabo días después de la celebración. Estas sesiones os las planteo como darnos un paseo, de ahí es de donde nacerán las fotos que cuenten la historia. Incluso os doy la opción de que en esta sesión el vestuario sea informal, de esta forma conseguiremos una fotos atemporales.

Nos daremos ese paseo a última hora de la tarde, cuando la luz nos brinda los mejores matices. Vosotros elegís las localizaciones: playa, montaña, ciudad… lugares que por un motivo u otro les tengáis cariño. En cualquier sitio se puede hacer una buena foto y todas las ideas que se os vengan a la cabeza son bienvenidas. Por otro lado, si es preciso, os recomendaré ubicaciones en las que ellos, y vosotros, os sentiréis cómodos.

Dentro de estas sesiones sois todos los miembros de la familia bienvenidos, incluyendo vuestra mascota en el caso de que disfrutéis de su compañía, también seréis parte de la sesión.

Los detalles

Una vez realizadas las fotos, pasaremos a la segunda parte del reportaje. Lo importante ya está hecho: las fotos.

Os doy la posibilidad de disfrutar las fotografías en papel, al tamaño que vosotros queráis; de tener unos recordatorios dignos para entregar a vuestros invitados en papel reciclado, lino, saco…; podréis aplicar las fotos sobre otros elementos, como la madera. No sabéis lo bonito que os puede quedar en casa una foto laminada para colgar directamente en uno de los rincones de vuestra casa donde ellos serán los protagonistas.

La de cosas que se pueden hacer… no os lo podéis imaginar, por ello os invito a que os acerquéis por el estudio y estaré encantado de mostraros todo con calma.

El álbum

La guinda del reportaje. Con todas las fotografías seleccionadas os confeccionaré un álbum a medida. Las fotografías están impresas sobre el propio papel, es el conocido `álbum digital´. Totalmente personalizado: con foto acolchada en la tapa, con el nombre del niño, material de encuadernación, color… Os doy la opción incluso de añadir más páginas y seleccionar las fotos que darán vida a su interior. Es vuestro álbum.

Me gusta cuidar todos los detalles, y por ese motivo os lo entrego entre varias formas a escoger: en un estuche de madera lacada en blanco y foto de metacrilato, en una caja de madera natural con el nombre grabado del protagonista… El álbum, además de ser un gran recuerdo, formará parte de vuestro hogar.

La decisión solo es vuestra, me encantaría conoceros 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*