¿Fotos de carnet?. No hombre no.

No hombre no, si “la foto” me la hace un profesional en el propio reconocimiento médico; no hombre no, me las hago en la máquina de la Estación y te salen al momento; no hombre no, me hago un “selfie”. Bla, bla, bla. Eso sí, después, todo el mundo se queja. Como en los reportajes de Comunión. Pero bueno, eso lo dejaremos para otra ocasión. Comentarios como: ¡Si es que salgo con una cara!. ¡Mira, mira!. ¡Van a meterme preso!. ¡Qué fotos!. Eso sí, tenéis la suerte, y yo la certeza, de que vuestra entrañable abuela siempre va a deciros lo guap@s que estáis. Aunque sea mentira.

No me digáis que no. Desde hace años, la foto de carnet está un poco –muy- menospreciada. Y no solo a pie de calle. Os puedo poner en antecedentes. Para la gente que no lo sepa, en Asturias tenemos unos premios: “Los Premios”. A finales de cada año, todo el mundo (me atrevería a decir que hasta Trump) sabe situarnos en el mapa no solo por la fabada, el cabrales, el frío y el color verde. Me estoy refiriendo a los Premios Príncipe de Asturias. Un Príncipe muy moderno, al que de ahora en adelante nos dirigiremos como Princesa. Medios de comunicación regionales, nacionales e internacionales están obligados a acreditarse debidamente para poder acceder a la cobertura.

¡Oh!. ¡Los Premios!. Durante una semana, y de forma intensiva, estaremos hablando de la visita de grandes, y pequeñas, figuras reconocidas. Hasta de los calcetines de algún que otro premiado. Todo muy bonito. Y ya sabéis además lo que eso conlleva: coches negros de alta gama, corbatas, seguridad hasta para ir al baño de mi casa… pero a lo que vamos. Si no queréis que os den la vuelta en el primer control, debemos estar debidamente identificados. Llegado el momento, no les vale un: Perdone, me deje la identificación en el otro pantalón y resulta que lo tengo en la lavadora. El caso es que una de las premisas para pasar “el filtro” es acercarnos a un hotel de la capital, hacer cola, si la hay, para a continuación entrar en un reservado que durante el resto del año debe estar destinado a desayunos. Durante “Los Premios” está custodiado por azafat@s, que te llaman de usted, te hacen sentirte respetado pero a la vez te hacen viejo, y te invitan educadamente a sentarte. Ell@s, detrás de un ordenador. La conversación va a ser corta pero intensa. Mientras aporrean el teclado, te preguntan: ¿nombre, tipo de cobertura y medio de comunicación?. Si no vas de parte de nadie, no te quieren. Finalizamos nuestro breve encuentro con un: “Mire usted ahí”. Y listo, ya tienes tu foto de carnet. Pero qué foto. No son listos ni nada. El caso es que cuando te ves en la foto ya no hay marcha atrás. Mire usted.

premios principe

Acreditación Premios Princesa de Asturias 2015

No son pocas personas las que se acercan al estudio preguntando si hago este tipo de fotografías. La respuesta es clara, ¡por supuesto!. Aquí hacemos de todo, pero lo hacemos bien, o por lo menos lo intentamos. Como me gusta cuando entráis por la puerta y, antes de saludar, pronunciáis las palabras mágicas: ¡Sácame guap@ eh!.

Que lo sepáis: me muero de ganas de haceros esa foto de carnet que tanto habíais soñado. Soy fotógrafo y para nada me da reparo gritar a los cuatro vientos que sí, que además de documentar el día de vuestra boda, sacar la mejor sonrisa de los más pequeños, en pleno 2017 también hago fotos de carnet. Os voy a retratar tan mon@s que va apeteceros sacar la cartera con las fotos que os entrego y regalárselas a vuestra madre, a vuestro novi@, a vuestra abuela, a vuestra amante, a la policía… y hasta os sobrarán fotos para llevarle una de recuerdo al profesional que os saca la foto en el reconocimiento médico; que si, que es muy buen profesional, pero profesional médico.

Foto de carnet

¿Fotos de carnet?.  Sergio López | Estudio de Fotografía. Avilés (Asturias) 2017  ©Sergio López

Gracias Andrés!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*